Inteligencia Social … cap 4

REPORTE DEL CAPITULO 4 DE INTELIGENCIA SOCIAL.

“EL INSTINTO DE ALTRUISMO”

En este capitulo el autor nos comienza hablar acerca de la parábola del buen samaritano que se detuvo en un camino para ayudar a un desconocido que se encontraba herido y que las demás personas no le hacían caso.

Como el autor dice en un fragmento del capitulo “sencillamente, prestar atención nos permite una conexión emocional. Si falta la atención, la empatía no tiene menor oportunidad.” Con esto podemos analizar que cuando queremos llevar una buena convivencia social con las personas que vamos conociendo a través del transcurso de la vida es necesario mostrar cierta atención hacia las características de los demás y no precisamente para criticarlos, mas bien para tratar de entrar en conexión y generar una buena relación.

La abstracción en uno mismo en todas sus formas mata la empatía; cuando nos concentramos en nosotros mismos, nuestro mundo se contrae mientras que en nuestros problemas y nuestras preocupaciones crecen. Pero cuando nos concentramos en las demás personas, nuestro mundo se expande. Los propios problemas se alejan ala orilla de la mente y es por eso que aparentan ser menores y de esta forma aumenta la capacidad de conexión compasiva.

La empatía tiene un cierto grado de “compartir emocional” y eso forma parte para comprender el mundo interior de toda persona. Un significado que se dio a la empatía es la de “sentir dentro”, conocer los sentimientos de otra persona, captar lo que siente esa persona y responder compasivamente a la aflicción de alguien mas, esto se puede traducir en “te veo” “siento contigo” y “actúo para ayudarte”.

La empatía primaria no se apoya en una zona especializada del cerebro, sino que más bien involucra muchas, dependiendo de que sea aquello con lo que sentimos empatía.

Las personas dan obras de caridad en parte por el placer que obtienen imaginando el alivio de los que se benefician o por el alivio de su propia aflicción solidaria. Mencio menciona que “todos los hombres tienen una mente que no soporta ver el sufrimiento de los demás”.

Ver una expresión emocional, oír un tono de voz o tener la atención dirigida a un tema dado dispara las neuronas que ese mensaje indica.

Darwin vio cada emoción una predisposición a actuar de una sola manera: el miedo para inmovilizarse o huir, la ira para pelear, la alegría para abrazar en pocas palabras sentir cualquier emoción provoca la necesidad en relación. El contagio emocional hace algo para esparcir sentimientos: automáticamente prepara el cerebro para la acción adecuada lo que se puede interpretar como “sentir con nos mueve a actuar para”.

Pero a pesar de lo antes mencionado ahora en día uno se pregunta por qué, si el cerebro humano contiene un sistema diseñado para sintonizarnos con la pena de otra persona y nos prepara para actuar para ayudar, no siempre se ayuda. La vida moderna milita contra esto: en gran medida nos relacionamos a distancia con los necesitados esto quiere decir que experimentamos una empatía cognitiva en lugar de la inmediatez del contagio emocional directo.

Finalizo con la frase de Preston y de Waal “en la era de hoy del correo electrónico, los viajes conurbanos, las frecuentes mudanzas y las comunidades dormitorio, la balanza se inclina cada vez mas contra la percepción automática y ajustada del estado emocional de los otros, sin lo cual la empatía es imposible.

 

barrio_sesamo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s